Skip to main content

Comenzando a Asar con el Kamado Argentino

Comenzando a Asar con el Kamado Argentino

Quizas no necesita mucha presentación. Es posible utilizar al Kamado como una parrilla clásica o una barbacoa. Coloque los alimentos directamente en la parrilla estándar o bien de fundición cerca de  la fuente de calor. Este proceso utiliza temperaturas de 200 C una marca que es fácil de conseguir y mucho mas sensilla de mantener con la regulación de la ventilación. Este método es adecuado para la cocción de  piezas delgadas o pequeñas. Son un ejemplo de estas comidas típicas hamburguesas , bifes,  filetes, pechugas de pollo, filetes de pescado, verduras, setas, pan. Cuando la parrilla directa, use carbón vegetal de larga duración .Este capítulo se centra en asar alimentos a altas temperaturas. El resultado serán alimentos maravillosamente crujientes por fuera y muy tiernos por dentro. Enciende el KAMADO con la temperatura correcta tal y como hemos descrito en el capítulo del manejo de la temperatura. Reparte, como especificábamos, 3 pastillas de encendido sobre el carbón. Enciende las pastillas de encendido y espera hasta que se hayan quemado completamente para que haya una cama uniforme de carbón. Ahora, lleva la temperatura hasta 225° C con la válvula superior de hierro fundido de doble función cerrada a la mitad y el tiro frontal abierto a la mitad. Cuando se alcance la temperatura ideal, cierra la válvula de hierro fundido un poco más, hasta una cuarta parte de la apertura. Si la temperatura es demasiado alta, cierra la válvula con los agujeros abiertos y cierra el tiro frontal hasta que quede un tercio abierto. La rejilla de acero inoxidable estándar es perfecta para asar carnes y pescados. Sin embargo, para obtener los mejores resultados con la carne roja y aves de corral, se recomienda utilizar la rejilla de hierro fundido (véase el capítulo ‘Accesorios’), que crea las marcas de diamante más atractivas y características de los asados. Unta la comida con muy poco aceite o incluso nada. Gracias a las pequeñas cantidades de aceite que se utilizan, asar a la parrilla no es sólo una deliciosa manera de preparar los alimentos, también es más saludable. Demasiado aceite puede causar que aparezca humo desagradable. Asegúrate de que la rejilla está caliente antes de empezar a asar. Una rejilla caliente evita que se peguen a rasguen los alimentos. Cuando pongas la comida en la rejilla, espera al menos un minuto antes de moverla o darle la vuelta. No es necesario mover constantemente el alimento. Aunque parezca antinatural asar a la parrilla con el kamado con el tiraje superior  cerrado, es importante que lo esté después de colocar la comida. El calor de convección (es decir, el calor producido por el flujo de aire y la reflexión del calor) dentro del domo asegura que los alimentos se cocinen uniformemente y las pequeñas aberturas permiten que se escape muy poca humedad. El resultado es una jugosa y deliciosa comida. No sobrecargues la rejilla, ya que esto puede sofocar la carbonera y resultar en un plato mal hecho a la parrilla. Con nuestro exclusivo divisor de punto de coccion, podes aprovechar las diferentes distancias del calor para cocinar simultaneamente alimentos de distintas caracteristicas. No utilices más de 2/3 a 3/4 de la parrilla para que así el aire caliente pueda circular alrededor del producto y la temperatura sea la misma por todos lados. Esto es esencial para un cocinado uniforme. Deja reposar la carne ya hecha a la parrilla en un lugar templado o en papel de aluminio al menos 5 minutos antes de cortarla. Esto permite que los jugos se distribuyan uniformemente por toda la carne y serán menos propensos a perderse en el corte. Cuando hayas terminado de asar a la parrilla, es mejor cepillar la rejilla inmediatamente y limpiarla con un paño aceitoso o con una toalla de papel. Esto dejará lista la rejilla para su uso inmediato la próxima vez.
Abrir chat